Construcción de un bebedero-comedero

Una de las formas con las que podemos ayudar a las aves en su supervivencia, es la instalación de comederos para el invierno y de bebederos para el verano. Además de facilitarles la vida, podremos ver y fotografiar el gran número de especies que pasan por el comedero-bebedero durante todo el año. 

En esta entrada del blog, os voy a enseñar cómo hemos montado unos amigos y yo este comedero bebedero.

Materiales usados

  • Plancha de acero 300x150cm
  • Tubo cuadrado de acero de dos medidas para hacer patas correderas (40mm y 35mm)
  • Soldadora
  • Juego de llaves
  • Azulejos
  • Clorocaucho
  • Brochas
  • Manguera
  • Boca para manguera

Lo primero que tenemos que hacer es localizar el sitio donde va a estar el comedero-bebedero. Para esto tenemos que tener en cuenta si lo vamos a usar para realizar fotografía o si lo vamos a querer ver desde cierta distancia o tan solo para ayudar a los pájaros, ya que dependiendo de cuál sea el fin, será más importante la orientación o no. En común con cualquiera de éstos fines, deberemos colocar el comedero-bebedero en un lugar en el que las aves carezcan de alimento y/o agua en algún momento del año.Por regla general el alimento les va a faltar más en invierno ya que apenas hay insectos, bayas, frutos…, en cambio el agua les faltará más en verano. 

Si en nuestro caso vamos a usar el comedero para hacer fotografía tendremos que tener en cuenta las luces y sombras que vamos a tener, si vamos a querer hacer alta velocidad, necesitaremos que la parte del comedero-bebedero esté en algún momento en sombra, en cambio, si queremos hacer fotografía sin usar flashes, tendremos que aprovechar lo mejor posible el sol y evitar contraluces. En este caso el comedero-bebedero se ha colocado con orientación al norte ya que queremos aprovechar la luz del sol para hacer nuestras fotos. Además al ser un bosquete de chopos (Populus nigra), fresnos (Fraxinus angustifolia) y robles (Quercus pyrenaica) en verano tenemos algunos momentos con sombra por lo que también se podrá hacer alta velocidad. 

En la siguiente fotografía os muestro las dos opciones que teníamos en este caso, nosotros nos decantamos por la de color rojo ya que era la que más nos convenía para hacer lo que queríamos.

 

Una vez tenemos la localización, empezamos a montarlo. En este caso lo traíamos ya todo hecho desde casa, por lo que “solo” teníamos que montarlo y llenarlo de agua.

Este comedero-bebedero consta de un armazón que sujeta a la cubeta y la cubeta, ambos elementos son de acero.

Las dimensiones del conjunto pueden variar, nosotros hemos elegido poner un bebedero grande, para poder conseguir fotos de reflejos de los pájaros. Las dimensiones de la cubeta son (280x130x10 cm).

En cuanto al armazón de hierro, es importante hacerlo de tal forma que se pueda regular la horizontalidad de manera cómoda, en nuestro caso, lo hemos hecho con unas patas que se pueden extender quedando fijas con un par de tornillos en cruz. Otra opción es regular la horizontalidad con tacos de madera, pero es más difícil conseguirlo. 

 

El conjunto del armazón consta de 8 patas y 8 brazos, las patas, como he comentado anteriormente, sirven para regular la horizontalidad y distribuir el peso de la cubeta por el suelo de manera homogénea y los brazos sirven para sujetar lateralmente la cubeta y evitar que con un golpe se pueda caer al suelo.

Los brazos también se han diseñado de mecanismo telescópico, con el fin de que se puedan adaptar a bebederos más grandes o más pequeños que queramos poner en un futuro. Los exteriores son de 40×40 mm y los de dentro de 35×35 mm.

Como he comentado anteriormente, se necesita que esté a nivel la lámina de agua para conseguir reflejos. Una vez se ha colocado el armazón, con la ayuda de un nivel hacemos una primera nivelación del conjunto, ya que luego con el peso del agua (360 kg en nuestro caso) esta primera nivelación posiblemente varíe un poco.

Para evitar que se hunda el terreno con el peso del agua, de la cubeta y del armazón decidimos apoyar las patas sobre unos azulejos para aumentar así la superficie de carga y tener una menor presión sobre el suelo.

Una vez hayamos nivelado más o menos el armazón, le ponemos encima la cubeta. En nuestro caso, esta cubeta la habíamos usado en otra ocasión y se había oxidado un poco, por ello decidimos darle una capa de clorocaucho para evitar que se siguiera oxidando. El clorocaucho tiene un tiempo de secado muy rápido, en nuestro caso en aproximadamente 1 hora estaba seco.

 

Mientras el clorocaucho se secaba fuimos buscando una toma de agua cercana para poder proveer de agua al bebedero. En caso de no tener tomas de agua cercanas (Lo más normal) toca llevar garrafas de agua o buscar algún manantial cercano… . 

En nuestro caso, teníamos una toma de agua de una antigua fuente, fuimos a ver si podíamos sacar agua de allí y al parecer la toma estaba obstruida, no salía nada de agua. Después de un par de horas cavando y  buscando de dónde venía la tubería dimos con ello.

Después de desenganchar la tubería de la fuente de la toma general y limpiar la salida de la boca, conseguimos que saliera el agua.

Con una manguera enganchada a la salida de la antigua fuente y el clorocaucho seco, dejamos el bebedero llenándose.

Por último queda colocar algunos posaderos, un poco de comida y esperar a que vayan llegando especies. (Los posaderos no son los definitivos)

Una recomendación que os hago, es que si no podéis estar mucho tiempo en la zona observando que es lo que se mueve, dejéis una cámara de fototrampeo para que haga ese trabajo, siempre os podéis llevar alguna sorpresa ;). (Ha entrado a los 10 días de haber puesto el bebedero)

A continuación os muestro una serie de imágenes del bebedero-comedero

Translate »
error: Contenido protegido!!